Por Jaguar Negro

Cancún, Quintana Roo. El sindicado de taxistas mostró su peor rostro: el de la violencia y el bloqueo de la zona más sensible para la economía, no sólo de Cancún, sino de todo Quintana Roo: nada menos que la Zona Hotelera y con ello el acceso al Aeropuerto Internacional de Cancún.

¿Por qué lo han hecho?

Se trata, como se dijo en este mismo espacio, de un asunto que viene desde hace décadas, en las cuales, el organismo “ruletero” ha ido sumando poder al amparo de políticos y gobiernos que, valga decirlo, los usaron como caja chica, mediana y grande, además de intervenir en el traslado de votantes en las elecciones, es decir, fueron un factor fundamental para la vieja política, esa que la gente rechazó en los últimos procesos electorales.

Con el mismo sentimiento de rechazo, fueron los trabajadores del turismo los que provocaron que se produjera el desbloqueo, en un hecho que viola desde las más elementales normas federales, como es el libre tránsito, estatales y municipales, al alterar el orden e impedir el desarrollo de una vida en paz para locales y visitantes.

Ahora, todo esto fue como consecuencia de no haber normado lo que estaba en el limbo jurídico: las plataformas digitales, que en el Congreso del Estado pasado los diputados no se animaron a reglamentar su uso, así como se hace en otros estados de México y países del mundo.

Este Congreso se ha visto enérgico para normar ciertos asuntos y, demasiado lento en otros espinosos como éste, que estuvo en comisiones desde hace semanas sin llegar a puerto firme.

Pese a quien le pese, las plataformas son legales, de acuerdo con la sentencia federal y el Estado deberá atender ese fallo para organizar una vida común y en paz. No puede ¬—pero ya vimos que sí pudo—un sindicato anclado en el pasado estar por encima de las leyes y del estado.

Pero mientras el Congreso del Estado siga esquivando “la papa caliente”, el limbo seguirá generando desorden, violencia y amparo a quienes quieren resolverlo todo con la violencia y la imposición.

Te puede interesar Jaguar Negro | Taxistas, Uber; la gobernabilidad y el turismo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí